Site Overlay

“Ciudades entre el marketing y la participación” Proyecto Habitar

Hoy en día, desde el punto de vista social, l@s que más saben de la ciudad son l@s que menos acceso tienen a ella. Como “la ñata contra el vidrio” del tango, los sectores populares nacen al calor de la ciudad siendo parte de ella, pero quedando afuera. Son estos sectores los que han conseguido que la ciudad evolucione y no, como se cree, que lo hacen los desarrolladores o el sector inmobiliario. Son ellos y ellas que colectivamente han luchado por mejoras en el transporte público, en la higiene urbana, en el acceso a la tierra, en la proximidad de los lugares de trabajo. Luego, toda la sociedad se beneficia, pero olvida rápido quienes fueron l@s que pusieron el cuerpo. Hoy lo siguen haciendo. Para el resto de la sociedad, como si fuera una película en un idioma incomprensible, la ciudad que l@s rodea es algo inexplicable que sucede todo el tiempo.

Si la ciudad se constituye como un espacio-tiempo particular que nos modela, a la vez que lo vamos modelando, ¿cómo hacemos para ejercitar un reconocimiento consciente de nuestra dimensión territorial para ir descifrando ese idioma? Por un lado, necesitamos como sociedad, expandir las problemática del hábitat, de la ciudad, del territorio hacia un ámbito más amplio, buscando construir agendas públicas que se debatan colectivamente en diferentes territorios. Por el otro, necesitamos un Estado preparado para que participe en los procesos de diálogos y debates que surjan, y que, además promueva nuevos procesos en los cuales construir acuerdos socio- gubernamentales amplios para mejorar la vida colectiva en las ciudades. Sobre este último punto vamos a avanzar.